La mina Ángela (Carranza, Bizkaia)

1974-mina-angela-tolva-quebrantadora
Acarreo del mineral a la quebratadora, 1974. Miguel Sabino Díaz. Archivo Fotográfico Labayru Fundazioa.

Antigua explotación minera situada en el concejo de Matienzo, en el Valle de Carranza, caracterizada por la presencia de numerosos filones de minerales sulfurados: galena (plomo), blenda (zinc) y fluorita (espato flúor).

Las primeras labores extractivas se llevaron a cabo entre los años 1929-1931, explotándose muy superficialmente los primeros filones de galena. A partir de los años 40 y hasta finales del año 1964, la compañía de minas Sierra de Gredos S.A. realizará labores de extracción de galena, iniciando el socavón o galería general de la mina hasta los 286 metros, situando la bocamina en el paraje conocido como Las Veneras, a medio kilómetro de distancia del barrio de Matienzo.

En el año 1965 la empresa asturiana Ceminsa toma en arrendamiento la concesión minera, prolongando su actividad extractiva hasta 1977, año en el que se produce su cierre definitivo por agotamiento de cubicaciones seguras de mineral. En esta última etapa el laboreo minero se intensificó considerablemente, aumentando las dimensiones del socavón y su prolongación hasta los 2000 metros. Desde este, el mineral se arrancaba perforando galerías, horizontales o con un poco de inclinación, con tendencia al seguimiento de la dirección de los filones, habitualmente poco potentes.

2006-mina-angela-coladero-y-filon-galena
Antiguas labores en una rampa y filón de galena y fluorita, 2006. Miguel Sabino Díaz. Archivo Fotográfico Labayru Fundazioa.

Las labores mineras de extracción se efectuaban en diversos frentes, trabajando en cada uno de ellos un barrenista, que manejaba un martillo perforador de aire comprimido para realizar los agujeros o barrenos, y su ayudante. Una vez efectuada la perforación de los barrenos en el testero o frente de galería, estos introducían en cada uno de ellos un cartucho de dinamita con un detonador eléctrico como cebo para hacer la voladura y fracturar la roca. El acarreo del mineral al exterior se hacía mediante vagones arrastrados primero por una pequeña locomotora de gasoil y posteriormente eléctrica. Dentro de la mina, algunas cuevas y simas puestas al descubierto en el laboreo minero fueron aprovechadas como escombrera para verter el estéril arrancado.

En el año 1969, próximo a la bocamina se instaló un lavadero para el tratamiento de los minerales. El todo-uno, obtenido después de pasar el mineral bruto arrancado por la planta quebrantadora, se preconcentraba en la planta de medios densos, siendo tratado por flotación diferencial, con separación de los minerales, obteniéndose concentrados de plomo, zinc y espato flúor, concentrados que se transportaban por carretera a distintos centros de tratamiento. El plomo y el zinc se transportaban a la fábrica de Capuchinos que la Real Compañía Asturiana tenía en Errenteria (Gipuzkoa). La fábrica que la empresa Derivados del Flúor poseía en Ontón (Cantabria) era la destinataria del espato flúor.

Los residuos, estéril y sustancias químicas utilizadas en el proceso de tratamiento de los minerales, se vertían por bombeo a través de tubería al dique de decantación, ubicado a poca distancia del lavadero.

Miguel Sabino Díaz – Etniker Bizkaia – Grupos Etniker Euskalerria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s