Aparecidos y ánimas errantes

55-1-2-1
Cementerio de Lantabat (Baja Navarra).

Uno de los temas más conocidos y universales en las narraciones populares relacionado con la muerte es el de los aparecidos, las ánimas de los difuntos que se hacen presentes en esta vida con su mismo cuerpo o bajo otro aspecto y dan cuenta de su penar. Este tema ha sido recurrente, incluso ha estado de moda, en la literatura y en el cine.

Barandiaran consideraba que la creencia en los difuntos se mantuvo tanto por la aceptación tradicional de una concepción animista del mundo. Señalaba también que ciertos caracteres de los aparecidos parecen revelar una influencia de la concepción que en la Roma antigua tenían sobre las almas. En ocasiones se mezclan relatos sobre aparecidos con descripciones legendarias o mitológicas.

En las narraciones sobre ánimas aparecidas tuvo gran importancia la casa y sobre todo el fuego del hogar y esos serán los escenarios donde transcurrían los hechos. Otro tanto ocurre con las iglesias y los cementerios porque son recintos donde reposan los difuntos. También serán lugares de apariciones, al igual que en los relatos mitológicos, los bosques y los cruces de caminos.

Hoy día la mayor parte de las narraciones o cuentos de aparecidos están alejados de nosotros en el tiempo y en ocasiones se relatan incluso como bromas o sucesos extraños observados con ironía. Sí han pervivido en el lenguaje expresiones lingüísticas fosilizadas del siguiente tenor: “Parece un alma en pena” o “Tengo el alma en pena”.

55-2-cazafantasmas_fotograma
Fotograma extraído de la película “Cazafantasmas”.

Quizá el motivo más importante de aparición de un ánima errante es para pedir que se cumpla en su nombre una promesa u obligación que le quedó pendiente en vida y no puede descansar hasta ver saldada esa deuda. Las manifestaciones de los aparecidos pueden ser visibles o invisibles o combinaciones de ambas. Así por ejemplo: sonidos y ruidos extraños, luces y resplandores, sombras, olores, forma corpórea, etc.

El tiempo de aparición es similar al de los personajes mitológicos, preferentemente la noche si bien se pueden manifestar en cualquier momento del día. Los límites eran desde el toque de campana del anochecer hasta el del alba. También adquieren especial significación fechas señaladas como la festividad de Todos los Santos o el día de los Fieles Difuntos (1 y 2 de noviembre respectivamente).

Los testigos de las apariciones son generalmente los familiares del difunto, sin excluir tampoco a amigos u otras personas próximas al finado. Ante la aparición del difunto existían unas fórmulas de contacto ya fosilizadas, con tratamientos de respeto o de tuteo según los casos. Las peticiones del aparecido se podrían agrupar en: celebración de sufragios en su nombre, realizar peregrinaciones a algún santuario, satisfacer deudas pendientes o cumplir promesas.

Finalmente señalar que algunas narraciones de aparecidos están tradicionalizadas y forman parte del fondo común de cuentos y leyendas populares.

Segundo Oar-Arteta – Etniker Bizkaia – Grupos Etniker Euskalerria

Para más información pueden consultarse los tomos dedicados a Ritos del Nacimiento al Matrimonio y Ritos Funerarios del Atlas Etnográfico de Vasconia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s