Los vascos y América

LEmigrationBasque
La primera edición se publicó en París en 1910. Euskal Biblioteka. Labayru Fundazioa.

La primera gran emigración vasca a América tuvo lugar en los siglos XVI y XVII a raíz del descubrimiento. Solo a modo de ejemplo menciono a los fundadores de Buenos Aires y Montevideo los vascos Juan de Garay y Bruno Mauricio de Zabala, respectivamente.

La emigración vasca a América del Sur, particularmente a la Argentina y a Chile fue tan numerosa e importante que le llevó a Unamuno a decir que las dos grandes hazañas del pueblo vascongado fueron la Compañía de Jesús y la República de Chile.

En el siglo XIX hubo grandes corrientes de emigración del País Vasco continental a América hasta el punto de que emigró a lo largo de los años tanta población como la que permaneció en Iparralde. Como dato de interés cabe señalar que la congregación de los Padres del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram, conocidos como los betharramitas, fundada por san Michel Garicoits tuvo una fuerte expansión en los países sudamericanos para atender los aspectos religiosos de la emigración vasca.

Tanto en tiempos pasados como más recientes, a raíz de la pérdida de los fueros vascos, mucha gente emigró a América para evitar el servicio militar, el reclutamiento y el llamamiento a filas.

EuskalEtxeaRosario
Centro Vasco “Zazpirak-Bat” de Rosario (Argentina). Euskal Biblioteka. Labayru Fundazioa.

Una segunda oleada importante de emigración tuvo lugar a finales del siglo XIX y comienzos del XX de las comunidades vascas establecidas en Argentina y Chile a Norteamérica. En la Argentina los vascos emigrados desarrollaron una ingente labor editorial. Allí surgieron la revista ilustrada La Vasconia y posteriormente la editorial Ekin que publicó alrededor de 120 títulos y el Boletín del Instituto Americano de Estudios Vascos.

De Vasconia peninsular hubo en esta época una gran emigración a California a trabajar como pastores, por diversas causas: familias numerosas, afán de hacer dinero (‘hacer las Américas’ se decía)…

La última gran emigración fue a consecuencia de la guerra civil de 1936, principalmente con destino a Venezuela. Esta diáspora vasca realizó una gran labor editorial, periodística, radiofónica e incluso de sostén del gobierno vasco en el exilio.

Finalizo con una sentencia de Pierre Lhande: “Para ser un auténtico vasco se necesitan tres cosas: llevar un apellido sonoro que hable de su origen; hablar la lengua de los hijos de Aitor y… tener un tío en América”.

Segundo Oar-Arteta – Etniker Bizkaia – Grupos Etniker Euskalerria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s